La jornada intensiva


Se mire por donde se mire, la jornada intensiva es un beneficio para la salud del trabajador y, por tanto, para la empresa. Es un derecho conquistado por los trabajadores cuando pudieron organizarse libremente en sindicatos de clase. En nuestro sector, la obsesión por satisfacer al cliente llega a límites que no son de recibo. Entendemos que haya negocios que necesiten una atención de 12, 16 o 24 horas al día, pero para atender esto existen el trabajo a turnos y el contrato a tiempo parcial, no es necesario eliminar la jornada intensiva, ni inventarse los “horarios parrilla”.

En Atos se lleva intentando burlar el horario de verano del Acuerdo Marco desde el mismo día de su firma. Ha habido casos en que se han recibido quejas de los trabajadores y se ha atajado el abuso de la empresa, bien retirando la amenaza, bien llegando a un acuerdo de compensación; otros casos no se han sabido y la empresa se ha aprovechado impunemente de la ignorancia, la desidia, el miedo o la falta de organización de los trabajadores.

Ahora estamos en crisis y el miedo al desempleo es general y total. Los gestores de Atos actúan a sus anchas porque los trabajadores están completamente desorganizados y no son capaces de hacer un frente común ante los abusos de la empresa. Los sindicatos que componen la RLT en Atos no podemos hacer frente solos al poder de la empresa, los trabajadores deben dar un paso adelante y optar por la afiliación masiva para que organizados en las secciones sindicales puedan construir un frente solidario y sólido que haga retroceder a la empresa en sus pretensiones.

Si no se hace así, las consecuencias son muy claras y duras:

 .  Hoy perderemos la jornada intensiva de verano por una mísera compensación que en la mayoría de los casos no sirve ni para pagar la comida.

 .  Mañana tendremos que hacer, obligatoriamente, guardias o estar disponibles las 24 horas del día para satisfacer los deseos del cliente o del gerente.

 .  Pasado mañana, por aplicación de la reforma laboral, tendremos un 10% o más de jornada variable sólo sujeta a las necesidades de la empresa. Es decir, vuestro jefe podrá llegar un día y deciros que los próximos 15 días vuestro horario será el que a él le dé la gana.

Para el año que viene se habrá acabado la ultra actividad del Convenio Sectorial y estaremos sin tablas salariales. Es decir, la empresa podrá bajarte el salario lo que le dé la gana porque sólo estará sujeta al Estatuto de los Trabajadores que no tiene más límite salarial que el Salario Mínimo Interprofesional. etc.

UGT vuelve a reiterar a todos los trabajadores afectados por la pérdida de la jornada intensiva que:

1 Se comuniquen y organicen con nosotros en la Sección Sindical de UGT en Atos.

2 Acudan a una asamblea masiva en la que se propongan y decidan los pasos a dar para plantar   cara a la empresa. Nosotros estamos dispuestos a convocarla, de acuerdo con vosotros, fuera del horario de trabajo, dando legalidad a la misma. El que algo quiere, algo le cuesta.

3  No permitáis grietas en la Solidaridad.

Con estas premisas la empresa no se permitirá tomar represalias, sino que llegará a un acuerdo de compensación digno para los que voluntariamente decidan perder la jornada intensiva. De lo contrario, llegará el invierno sin acuerdo y, uno por otro, todos habréis hecho la jornada partida por lo que os quiera dar la empresa, si tiene a bien dar algo, pues si obtiene lo que quiere sin contrapartidas entonces no hará falta que dé nada.