Mediación en el SIMA


   El día 9 de Febrero se ha celebrado un acto de mediación en el SIMA (Servicio de Interconfederal de Mediación y Arbitraje), a este hemos acudido todas las RLTs del Grupo ATOS (Atos Spain, Atos Wordline, Atos Wordlgrid y Atos IT) y un apoderado de la empresa, para alcanzar tratar el tema de la Cesta Navidad.

   Tras la introducción de los mediadores del SIMA, se procedió a dar la palabra a las RLTs presentes en la mesa para que realizasen su reclamación. Las RLTs trasladamos a la representación de la empresa y a los mediadores del SIMA que en los distintos acuerdos de empresa, existían cláusulas que reconocían la concesión de la Cesta de Navidad a los trabajadores siempre que las condiciones económicas lo permitiesen, que desde 2012 que se dejó de recibir este concepto no se ha vuelto a recibir y que entendemos que la actual situación económica de la compañía permite la restitución del mismo.

  El representante de la empresa nos comunicó que la empresa está dispuesta a llegar a un acuerdo y restituir este beneficio social, pero que dada la cantidad de empresas y trabajadores afectados, necesita tiempo para estudiar los distintos acuerdos de empresa y convenios colectivos, y por tanto, solicitaba 3 meses para negociar un acuerdo y un aplazamiento del acto de mediación que contemplará ese espacio de tiempo.

   Por Parte de las RLTs, se trasladó a los mediadores del SIMA, que el tiempo solicitado por la empresa para alcanzar un acuerdo es excesivo, teniendo en cuenta que es un asunto que venimos reclamando de bastantes meses atrás, pero que viendo la disposición de la empresa de negociar podríamos darles de plazo hasta finales de marzo cuando se volvería a convocar la mesa de mediación con el resultado final de acuerdo o no, en este último caso se continuaría el proceso de denuncia ante la Audiencia Nacional.

   La empresa acepta el planteamiento de las RLTs y se ha fijado el acto de mediación para el  próximo  jueves 30 de Marzo de 2017 a las 9:30 horas.

JORNADA DE VERANO


Nos hastía tener que estar hablando de este asunto después de tantos años y tantas horas dedicadas al mismo, tanto por la empresa como por la RLT. El año pasado la cosa terminó en octubre en la Audiencia Nacional con un acuerdo in extremis y a “toro pasado”. Durante el verano pasado, cuando se firmaba la aplicación de los acuerdos en clientes del año pasado, UGT puso en la mesa de negociación la propuesta de aplicar este año el acuerdo alcanzado en 2012 en la Audiencia Nacional y extenderlo a aquellos clientes que no tuvieran un acuerdo específico sobre este asunto, pero nadie, ni la empresa ni el resto de la RLT, quiso discutir esta propuesta.

El miércoles iremos al SIMA a intentar conseguir un acuerdo que cierre este asunto para 2013. Si no hay acuerdo, habrá que ir, otro año más, a la Audiencia Nacional, y el cierre del asunto se prolongara hasta 2014, si el Espíritu Santo ilumina a la dirección de la empresa, en primer lugar, o al Sr. Juez en último lugar. El departamento de RR.HH. que tanto se queja de no tener tiempo ni personal suficiente para atender sus obligaciones no es capaz de explicar al Comité Directivo que un acuerdo general en este asunto, aunque cueste un poco dinero y rebaje las expectativas económicas de los gestores de proyectos, ahorrará muchos problemas a los propios gestores y a sus trabajadores y redundará en un aumento de la productividad de dichos proyectos.

 Hay un refrán que dice que “más vale un mal acuerdo que un buen juicio”. Pues la dirección de esta empresa no acaba de entender esto que lleva funcionando miles de años. Este es uno de los asuntos que debería quedar resuelto en las negociaciones del Acuerdo Marco. Nosotros lo intentaremos, pero si la empresa no se aviene, la única manera será la denuncia individual de cada trabajador. Si la empresa se encuentra con 200 denuncias por este asunto en junio, entenderá al instante el refrán del que hablamos arriba. Si nos limitamos a cumplir las órdenes de nuestro jefe durante el verano, a poner una sola demanda colectiva en la Audiencia Nacional en noviembre, cuando la empresa ya tiene el problema resuelto y que afecta a pocos trabajadores, no conseguiremos que la empresa cambie de táctica en este asunto.