Complemento Personal Convenido negativo.


En la última reunión de la Comisión de Seguimiento de  la MSCT, del 18 de diciembre de 2013, pusimos sobre la mesa el asunto de los trabajadores que como consecuencia de la reducción salarial se quedaron con un Complemento Personal Convenido (CPC en adelante) en negativo porque no tenían suficiente en el mismo para cubrir la reducción salarial correspondiente.

El departamento de nóminas explica esta circunstancia en base las aportaciones del trabajador al sistema E-flex, pero nos parece un poco peregrina esta explicación. La aportación al E-flex no puede ser deducida de ningún concepto de nómina, sino que debe figurar como un concepto de retención o deducción sobre el salario total (como el IRPF, SS, cuota sindical, etc), lo contrario sería una compensación o absorción de un concepto por otro.

La circunstancia del CPC negativo suele aparecer cuando se produce una absorción del mismo por antigüedad o ascenso de categoría, pero en tales casos este concepto no puede ser menor que cero. También se dio esta circunstancia al aplicar la reducción salarial de la MSCT a pesar de que había quedado claro que la reducción salarial no podía superar el importe del CPC. Es decir, bajo ninguna circunstancia puede ser el CPC menor que cero.

A pesar de todo hay trabajadores a los que les sigue apareciendo el CPC negativo y esto significa que les están quitando una parte de su salario de forma ilegal. Aclarado este asunto con la empresa, nos ha transmitido que las reclamaciones sobre este asunto se tramiten a través del SAE, mediante la apertura de un Ticket, exponiendo el asunto e indicando el periodo en que se produce el error y la cantidad que se reclama mensual y total.

Por tanto, recomendamos a todos los que tengáis esta circunstancia en vuestra nómina que sigáis el procedimiento indicado y nos pongáis en copia de todas las comunicaciones que tengáis con la empresa, sobre ello, para que podamos efectuar el seguimiento correspondiente y contrastar los datos que nos comunique la empresa.

Esperamos que los casos se resuelvan a la mayor brevedad y que no tengamos que acudir a la Inspección de Trabajo como tuvimos que hacer con el caso de los trabajadores con reducción de jornada. Nos parece una falta de respeto a los trabajadores y una falta de celo profesional que continuamente se estén haciendo mal las cosas y que siempre sean los mismos los perjudicados.

¿Nóminas a la polaca?


El día 23 de Septiembre recibimos un correo en el que se anunciaba que a partir del 1 de Septiembre se había externalizado el servicio de nóminas a la empresa ADP, en el mismo correo ponía literalmente lo siguiente:

“Esto no afectará en modo alguno al proceso administrativo ni a la fecha de pago de la nómina. Observaréis, eso sí, que el recibo de nómina tendrá apariencia diferente, al ser producido por un nuevo programa. Hemos realizado todas las pruebas pertinentes y procesos paralelos necesarios, con el fin de dar las máximas garantías en cuanto a la exactitud de los datos. En cualquier caso, si observarais alguna inexactitud en los mismos podéis comunicarlo mediante email al SAE (es-sae@atos.net), indicando en el asunto “Recibo de nómina septiembre 2011”. Con el fin de evitar posibles dificultades en el futuro, conviene que repaséis los datos personales que aparecen en el encabezamiento del recibo, prestando especial atención al nº de DNI y de Seguridad Social.”

Aquí empieza el calvario para los trabajadores. Los importes de las nóminas están mal calculados. Los correos que se ponen a la dirección del SAE no son atendidos y se nos dice que debemos poner tickets al hepldesk que se pierden en la noche de los tiempos. Los recibos de las nóminas llegan con un mes de retraso y con los importes mal calculados.

La gota que colma el vaso ocurre en el mes de Diciembre, cuando la nómina viene mal calculada con unos porcentajes de IRPF que no corresponden con los del resto del año y encima nos dan un solo recibo con las dos pagas que es totalmente ininteligible.

Menos mal que habían hecho pruebas paralelas, ¿quién hizo tales pruebas?, por lo visto no debieron comprobarlas bien.

Ante esta situación nos preguntamos, ¿Por qué un departamento que funcionaba bien y no tenía errores se cambia a una empresa externa?, y digo externa ya que está en Polonia. ¿Qué garantía tenemos los trabajadores de que los datos de la nómina, que son confidenciales, tengan las mismas medidas de privacidad que las que teníamos cuando se hacían en Atos?. ¿Es una máxima de la empresa que si algo funciona bien hay que empeorarlo?. Nos gustaría recibir una respuesta de Atos sobre todas estas irregularidades.

Pero, ¿Cuál ha sido la reacción de los trabajadores ante estas irregularidades en el cobro de sus emolumentos?. Sorprendentemente NINGUNA. No se reacciona ni aunque nos paguen incorrectamente y a destiempo, así nos luce el pelo.